Contra el olvido, la memoria por la Masacre de Viejo Velasco

Pronunciamiento de la Peregrinación en defensa de la Madre Tierra, leído el día 06 de abril a su llegada a Ocosingo, Chiapas. A casi 10 años de la Masacre de Viejo Velasco, llegarán el sábado 9 de abril a Oxchuc donde realizarán una rueda de prensa en frente de la iglesia.

160406_Xinich_Peregrinacion_mas_se_unen_en_tonina

Fotos: Peregrinación por la Madre Tierra, Toniná-Ocosingo. 6 de abril 2015 (Frayba)

10 AÑOS DE LA MASACRE DE VIEJO VELASCO
¡CONTRA EL OLVIDO, LA MEMORIA!
Boletín de prensa.
6 de abril de 2016, Ocosingo, Chiapas.
A la opinión pública
A las organizaciones sociales independientes
A los Pueblos Indígenas del CNI
A la Prensa Nacional e Internacional
A los medios libres e independientes
A la Red Todos los Derechos para Todos
Al Centro de los Humanos Fray Bartolomé de las Casas
Hermanos y hermanas:
Estamos peregrinando hoy con mucha tristeza, indignación e impotencia, pero también con mucha esperanza puesta en Nuestro Padre Bueno y Justo. Ya llevamos cerca de 10 años peregrinando en busca de la justicia, pero hasta hoy no hemos encontrado ninguna respuesta por parte de las autoridades estatales y federales a nuestro clamor de justicia.
Con esta peregrinación estamos recordando la memoria de nuestros hermanos caídos y masacrados en la madrugada del día 13 de noviembre de 2006, en la comunidad de Viejo Velasco, municipio de Ocosingo, Chiapas; se llevó a cabo un operativo, orquestado por el gobierno del Estado, en el que participaron 5 Fiscales del Ministerio Público, 2 peritos, el Comandante Regional Zona Selva de la agencia Estatal de Investigación, 7 elementos a su mando, además con la participación de 40 civiles de la comunidad Lacandona y subcomuneros de Nueva Palestina, acompañados y protegidos por un grupo de aproximadamente 300 elementos de la extinta Policía Sectorial del Estado, portando armas de grueso calibre, agredieron físicamente a las personas que ahí vivían, indígenas tseltales y choles, con uso desproporcionado de la fuerza pública, dejando como resultado de las agresiones un saldo de cuatro personas muertas (Filemón Benítez Pérez, Antonio Mayor Benítez Pérez, María Núnez González y Vicente uno de los agresores) y cuatro más desaparecidas: Miguel Moreno Montejo, Pedro Núñez Pérez, Mariano Pérez Guzmán y Antonio Peñate. Petrona Nuñez Pérez, sobreviviente de la masacre, muere en 2010 por causa postraumática.
Los pueblos indígenas tzeltales, choles y zoques asentados en la Selva Lacandona, por más de 35 años fuimos ignorados en la mesa interinstitucional de el Limonar (2005-2006) y como consecuencia de esa política discriminatoria y excluyente provocó la masacre de Viejo Velasco, así como el desplazamiento forzado de mas de 30 comunidades indígenas, reubicaciones negociadas y múltiples desalojos violentos por defender nuestra Madre Tierra, que hoy está siendo prostituida y vendida al mejor postor. Además desde el 1 de enero de 1994, ésta estrategia se reforzó con la puesta en macha del Plan de Campaña Chiapas 94.
a cerca de 10 años de impunidad, no hemos descansado ni claudicado, a pesar de la incapacidad y falta de voluntad política de las instancias oficiales de velar por nuestros derechos humanos fundamentales, los familiares y la organización Xinich juntos nos hemos dado la tarea de buscar y encontrar los restos de nuestros hermanos: Miguel Moreno Montejo y Pedro Núñez, gracias al apoyo del Equipo Argentino de Antropología Forense, así también la libertad de Diego Arcos Meneses, acusado injustamente de haber matado a sus propios compañeros y hermanos.
Hoy queremos decirle al pueblo de México que no vamos a descansar hasta alcanzar la JUSTICIA para todos y todas. La organización Xinich, llevamos más de 25 años defendiendo a nuestras comunidades de los abusos y atropellos de los gobiernos estatales y federales.
Juntos con nuestros hijos y familiares hemos vivido durante estos 10 años el dolor, la impotencia y la frustración de no saber dónde están nuestros dos compañeros desaparecidos (Mariano Guzmán y Antonio Peñate).
Por tanto:
  1. Responsabilizamos a las autoridades Estatales y Federales de su intervención directa en las agresiones y desapariciones a nuestro pueblo, consideramos que la masacre de Viejo Velasco constituye un crimen de Estado y crimen de Lesa Humanidad.
  2. Exigimos justicia y el esclarecimiento de la masacre de Viejo Velasco y las desapariciones forzadas en contra de nuestras comunidades, así como la reparación de daños para las 36 familias desplazadas a consecuencia de ésta masacre y se castigue a los culpables intelectuales y materiales.
  3. Exigimos al juez de Ocosingo, la cancelación de la orden de aprehensión de nuestros compañeros: Antonio Álvaro, Juan Peñate, Alejandro Álvaro y Domingo Álvaro.
  4. Denunciamos las amenazas y hostigamiento a nuestras comunidades por parte de las dependencias agrarias de Ocosingo y Palenque. A través de los programas sociales (FANAR, antes PROCEDE) nos enganchan para destruir nuestros ejidos y nuestras tierras comunales.
  5. Exigimos información clara y veraz sobre la construcción de la presa hidroeléctrica Boca del Cerro, Municipio de Tenosique, Tabasco. Que sin duda afectaría a las comunidades del municipio de Palenque, Chiapas.
  6. No permitimos la compra y venta de Nuestra Madre Tierra.
  7. No permitiremos la entrada de empresas nacionales y trasnacionales en nuestros ejidos para robar y saquear nuestros recursos naturales.

 

¡NUNCA MAS UN MEXICO SIN NOSOTROS!
¡JUSTICIA PARA LOS PUEBLOS INDIGENAS!
¡NUESTRA MADRE TIERRA NO SE VENDE!
Atte,
Coordinadora de organizaciones sociales: Xinich’,
CDLI, UCISECH, Tsoblej Yu’ un Wocoltic.
Fotos: Peregrinación por la Madre Tierra, Toniná-Ocosingo. 6 de abril 2015 (Frayba)