OMIECH denuncia intento de destrucción de la partería indígena por parte de la UNICH

A los docentes e investigadores de la UNICH
A los académicos de instituciones públicas y privadas
A los integrantes de la Comisión Estatal para la Planeación de la Educación Superior (COEPES)
A los medios de comunicación y público en general

Reciban un saludo de las parteras y médicos indígenas, de las promotoras y promotores de la medicina indígena de nuestra Organización de Médicos Indígenas del Estado de Chiapas, A.C. (OMIECH).

La OMIECH se fundó hace 33 años y se constituyó legalmente hace 32. Nuestro objetivo fundacional es: rescatar, defender, promover, sistematizar e impulsar la medicina indígena tradicional en el estado de Chiapas.

Cumpliendo con este mandato denunciamos el ETNOCIDIO DE LA PARTERIA INDÍGENA (destrucción de la partería indígena), premeditado y con conocimiento de causa, que están promoviendo las autoridades de la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH), el Centro de Investigaciones en Salud de Comitán A.C. (CISC) y el COEPES al validar, éste último, una licenciatura de Obstetricia y Partería en la UNICH. Esta licenciatura o escuela de Obstetricia y Partería tiene como objetivo: “disminuir los índices de muertes maternas, a través de la profesionalización de la partería”. Una de sus estrategias principales es ingresar como estudiantes a mujeres indígenas jóvenes (mejor si son hijas de parteras indígenas, mejor si han “soñado” que serán parteras). En esta propuesta del CISC a la UNICH, y en la validación del COEPES, no tomaron en cuenta que:

Al capacitar a jóvenes indígenas en el modelo intercultural, la biomedicina desplazará a los elementos teórico/prácticos de la partería indígena, (como ya sucedió en licenciatura de Medicina Intercultural de la UNICH –hoy licenciatura de Médico Cirujano-) pues, aún con las “buenas intenciones” de las investigadoras del CISC, las condiciones de implantación para la carrera de Obstetricia y Partería, en la División de Procesos Naturales de la UNICH, son las mismas, o más deterioradas, que cuando se implantó la licenciatura de Medicina Intercultural. Las egresadas, con el respaldo de su título profesional y sus “bases científicas”, entrarán en conflicto con las parteras indígenas que ya están sirviendo en sus comunidades. De esto nosotros ya fuimos testigos con parteras iloles tsotsiles del municipio de Chenalhó. Este mecanismo ideológico de poder para el desplazamiento de la partería indígena no es nuevo, ya se ha presentado en otros estados de la República Mexicana y el impacto ha sido la desaparición de la partería indígena y comunitaria y, entre otros, la elevación del número de cesáreas.

Mundialmente, para el año 2030, se han determinado metas para incidir en la muerte materna. Metas que México ya cumplió. Empero, todo mundo estamos de acuerdo en seguir bajando estos 2 índices. La diferencia es que nosotros planteamos que existen otras estrategias que no necesariamente tienen que acabar con la partería indígena (como lo es la creación de la escuela de Obstetricia y Partería que propone el CISC a la UNICH, validada por el COEPES). Nuestra propuesta consiste en impulsar la reproducción de la partería indígena a través del desarrollo de las Inteligencias Múltiples (teoría de Howard Gardner), que ya de por sí poseen bioculturalmente las niñas y jóvenes en las propias comunidades indígenas. Esta metodología la está llevando a cabo, desde hace 25 años, el Área de Mujeres y Parteras de la OMIECH.

La situación del gobierno del Estado de Chiapas y del Sector Salud en particular, como casi todos sabemos, han sido puestas en quiebra financiera y estructural. Las egresadas de la licenciatura en Obstetricia y Partería no podrán ser absorbidas por las instancias estatales ni federales de salud, ni por las agencias financieras internacionales. Entrarán directamente a la bolsa del desempleo. ¿Para qué crear una carrera si, de antemano, sabemos que serán las futuras desempleadas? Esta situación provocará que las jóvenes egresadas se inclinen por la privatización de su práctica, perdiéndose ciertos valores que se pretende conservar en el personal sanitario egresado de esta escuela de Obstetricia y Partería.

Si prosiguen con este despropósito sanitario/cultural, quedará en la historia que la UNICH, el CISC y el COEPES coadyuvaron en el ETNOCIDIO DE LA PARTERÍA INDÍGENA CHIAPANECA Estos y otros argumentos tienen determinantes más intrincados que, por las características de este comunicado, no podemos desarrollar aquí.

Si desea profundizar en esta información, está de acuerdo o no, nuestro correo electrónico es: omiech@prodigy.net.mx

ORGANIZACIÓN DE MÉDICOS INDÍGENAS DEL ESTADO DE CHIAPAS
(OMIECH)

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas 07 junio 2017