Denuncia del compañero #PascualGómez, preso del #Amate

PascualGómez-Amate

Pascual Gómez Jiménez

Organización: La voz verdadera del Amate

Mi historia

Soy Pascual Gómez Jiménez originario de la Ranchería Sal del Tigre. Municipio Chilón (Chiapas) el día 20 de agosto del año 1986, nací en esa comunidad, ahí crecí. Cuando ya tengo 7-8 años mi papá me mandaba en la escuela y terminé mi primaria. Cuando cumplí 18 años junté con mi esposa, en ese momento empecé a trabajar en el campo y a dar servicio en la escuela, entonces los Padres de Familia me conocen con mi conducta y también ser cooperantes.

Para demostrar mi participación, en el año 2008, como a las 6 de la tarde estoy llegando a trabajar y cuando llegué a mi casa, como de 5 minutos y llegó un señor que se llama Manuel Silvano Gómez y me dijo que me iba a acompañar a un lugar que se llama Chaban. Pero le dije que no quería, pero es necio y a la fuerza que tenía que ir con él, entonces yo le dije a mi esposa que regreso rápido. En ese momento fuimos caminando como aproximadamente de media hora y nos cruzamos el río con una balsa y llegamos a ese poblado a las 4 de la tarde y compramos la casa y le dije que ya no vayamos en el río, porque ya entramos de noche. Pero él no quería ir en campo o en el pié, porque él sabe que tiene una orden de aprehensión por violación, por eso no quiere que nos vayamos en carretera, entonces como a las 11 de la noche fuimos a cruzar otra vez el río con el señor y sus hijos, pero que hacer cuando ya llegamos a la otra orilla del río cuando van bajando uno por uno y el señor Manuel Silvano Gómez se resbaló su zapato y la balsa ya no lo pisó bien en medio, sino que se puso en un lado y la balsa se revolvió y el señor se cayó en el río. Ahí está presente su hijo, en ese momento me quité mi ropa para ayudarlo pero ya no puede porque sus zapatos es bota de hule y pantalón de mezclilla y playera manga larga y se chupó rápido el agua y lo llevó hasta abajo, por eso no pude salvarlo. Y el hijo del finado ahí esta presente cuando no pudimos hacer nada, se fue en su casa y yo fui en mi casa también.

Al amanecer, como a las 6 de la mañana, me levanté para llegar a ver a su familia, pero su familia no quiere que yo vaya a hablar con ellos y si presento a llegar dice que me van a matar también, porque el chavo que está conmigo estaba bien amenazado con su hermano del finado, entonces ya no fui a verlo.

Pero la amenaza la tuve por meses y ya no sabía si me habían sacado orden de aprehensión , yo siempre salgo a pasear en Ocosingo y pasa tiempo, como tres años, el día 8 de junio de 2011 salí a pasear con mi esposa a la ciudad de Ocosingo y con mi hijo. Aproximadamente como a las 3:30 de la tarde regresé, pero en la gasolinera ahí están los sectoriales revisando los transportes que van a Palenque como yo iba ahí me pararon y empezaron a revisar. Pasó como a los 5 minutos y llegó otra patrulla y vino directo donde estoy sentado y me preguntaron mi nombre y le dije mi nombre. En ese momento me bajaron y me esposaron, me subieron a la patrulla y me llevaron a una casa privada. Ahí me empezaron a vendar mis ojos y me llevaron al baño, ahí me empezaron a torturar y me echaron agua en mi boca y bien golpeado, cuando ya no respiro, bien me golpeaban mi estómago para vomitar el agua, como a las 8 de la noche me trasladaron a Chiapa de Corzo, otra vez me torturaban y vendaron mis ojos.

Al mismo tiempo, como a las 7 de la mañana me bajaron al Ministerio Público, me entregaron cosas, lo que no es de nosotros y nos obligan a parar para tomarnos foto, cuando terminaron de ahí me llevaron a Procuraduría. Ahí nos tomaron datos, cuando terminaron de apuntar nuestro nombre y nos metieron en la cárcel.

Pasó como 5 minutos, vino un comandante de civil donde me dijo que tengo orden de aprehensión de homicidio calificado, entonces al mismo tiempo, como a las 7 de la noche me bajaron a declarar. Lo declaré lo que pasó, el día domingo en la mañana me trasladaron al Cereso nº16 El Encino de Ocosingo y cuando pasé en interior hice mi talacha, entregue escoba, jabón fabuloso y algunas cosas más.

Entonces empezó a citar a quien me acusó, en un año se presentó en juzgado de Ocosingo, donde se declaró todo a mi favor, que yo no había matado a su papá. Entonces el defensor de oficio preguntaron al chavo porque me acusaron. Por el miedo, porque dice que si no me acusaba dice que lo van a matar. Por eso, por su miedo es el saber me acusaron, por su amenaza de su tío Anselmo Silvano Gómez que vive en Yakteec y pasaron años cerca de mi casa. El juez de Yajalón me sentenció a 25 años de prisión y no lo acepté, lo mandé a apelación y me bajaron a proceso otra vez y ya pasó tres veces mi caso, nunca se presentó el que me acusó, pero hasta ahorita no me han notificado ninguna vez.

Somos 6 personas en esta organización y le estamos echando ganas, y también compañeros les agradecemos mucho por su apoyo y quiero que aún apartado y que otros también lucharemos juntos.

Soy Pascual Gómez Jiménez y mi esposa Rosa Silvano López, hicimos hijos Daniel Gómez Silvano, Pascual Gómez Silvano, Adaí Gómez Silvano, Sandra Isera López Silvano. Estos son mis hijos que están sufriendo allá afuera.

Gracias compañeros y compañeras

Atentamente

Pascual Gómez Jiménez