El #MovimientoPorJusticiaDelBarrio celebró su 5to Encuentro por la Humanidad y en Contra del Desplazamiento

El 31 de enero tuvo lugar en la ciudad de Nueva York un encuentro mundial que congregó a representantes de más de 90 organizaciones para que compartieran sus luchas comunitarias en contra del desplazamiento y sus sueños de otro mundo. El Movimiento por Justicia del Barrio, una organización comunitaria conducida por mujeres migrantes de México en el este de Harlem, convocó en la ciudad de Nueva York al Encuentro por la Humanidad y en contra del Desplazamiento. Éste es el quinto Encuentro que el grupo ha organizado y fue el primer evento a escala de toda la ciudad y mas allá que arrojó una luz sobre el plan de rezonificación del alcalde De Blasio, el cual fue definido como un “plan de viviendas de lujo”, señalando las cantidades masivas de viviendas de lujo que se construirán en lo que actualmente constituyen comunidades de color (de América Latina, y / o de raza negra, y / o asiática y / o pueblos indígenas) de bajos ingresos.

Movimiento invitó a “aquellos que están luchando por vivienda, por libertad, por justicia, por amor, por tener una voz, por tener un espacio para existir, por la preservación de nuestras comunidades, por la paz, por su comunidad, por dignidad, por la humanidad”. En la invitación al Encuentro, afirmaron: “el poder busca dividir y marginarnos como gente de color, como mujeres, como transgéneros, como lesbianas, como homosexuales, como jóvenes, como ancianos, como trabajadores, como gente sin hogar, como inmigrantes, como inquilinos.. Debemos resistir la división. Debemos buscar la forma de encontrarnos… de construir algo nuevo y hermoso”.

El Encuentro de este año presentó unas conversaciones de mesa redonda entre los grupos que están luchando contra el plan del alcalde De Blasio de “rezonificación impuesta desde arriba”. Durante la primera “conversación desde abajo”, Nellie Bailey, del Consejo de Inquilinos de Harlem, y David Tieu, de la Coalición para Proteger al Barrio Chino y al Sur del Lado Este —ambos integrantes de la nueva Alianza de la Ciudad en contra del Desplazamiento— contaron de la devastación que han ocasionado a sus comunidades las construcciones y la rezonificación impuestas desde arriba. Se ha criticado al alcalde —cuyos mayores respaldos financieros pertenecen a la industria de bienes raíces—, porque los intereses de la industria de bienes raíces están impulsando esta construcción de viviendas de lujo en lo que ahora son comunidades de color (de América Latina, y / o de raza negra, y / o asiática y / o pueblos indígenas) y de bajos ingresos por toda la ciudad de Nueva York.

En seguida, Diana Vega, del Movimiento por Justicia del Barrio, presentó el estreno del nuevo filme *La lucha de la comunidad del este de Harlem contra el plan de rezonificación del alcalde, el cual terminó con un sonoro aplauso, gritos y chiflidos del público. El filme documenta la oposición de los pobladores del este de Harlem a un plan de rezonificación en el que el 100% de las unidades será inaccesible a los residentes de bajos ingresos de El Barrio: el 75% serán departamentos de lujo a precio del mercado, y el otro 25% quedará completamente inaccesible a los residentes de bajos ingresos de El Barrio. Esta postura es el resultado de la extensiva consulta de la comunidad del este de Harlem —organizada por Movimiento por Justicia del Barrio—, que fue una consulta democrática conducida por la comunidad sobre el plan de rezonificación del alcalde, la cual tuvo lugar durante casi un año, y en la que los pobladores analizaron el plan y diseñaron cuál es su postura —una unánime oposición por parte de los miles que participaron a todo el plan del alcalde de rezonificación — y su propia propuesta: un plan de diez puntos para preservar la vivienda de renta estabilizada.

El filme muestra asimismo a los residentes del este de Harlem participando en las reuniones de la Junta Comunitaria de la Ciudad de Nueva York, oponiéndose al plan y al “palabrerío político de ‘vivienda a precio accesible’”. La integrante de Movimiento por Justicia del Barrio, Vega explicó que “la Junta Comunitaria está usando la ‘vivienda a precio accesible’ como una cortina de humo, pues pide un 50% de vivienda ‘a precio accesible’ (con ingreso mixto), pero en realidad el 80% de todas las unidades que promueven será inaccesible para los residentes de bajos ingresos del este de Harlem”.

“Los funcionarios públicos y sus partidarios han estado usando esta misma mentira del ‘50% accesible’ para imponer un plan similar en nuestras comunidades de color de bajos ingresos, y equivocadamente han estado alegando que eso es lo que quieren los habitantes de El Barrio. No nos engañan”, prosiguió. Al terminar el filme, María Mercado de Movimiento por Justicia del Barrio condujo a la multitud de cientos a corear: “¡No nos moverán! ¡No nos moverán!”.

El Encuentro, inspirado en los encuentros zapatistas, conectó las respectivas luchas locales compartidas con las luchas de las comunidades que resisten el desplazamiento por todo Estados Unidos y el mundo, tanto en entornos urbanos como rurales. La parte enfocada en las luchas mundiales contra el desplazamiento inició con la proyección de un collage de videos sobre el desplazamiento neoliberal mundial, seguido de un videomensaje de LA CAN (Red de Acción Comunitaria de Los Ángeles), con sede en California, compuesta por gente sin hogar y de ingresos extremadamente bajos que lucha contra la criminalización de la pobreza y las violaciones a los derechos humanos de la comunidad sin hogar en Los Ángeles, con un mensaje de solidaridad a quienes en Nueva York están también luchando contra las políticas de criminalización y desplazamiento.

La organización ¡Springfield Nadien Se Mude! participó con un videomensaje para compartir las luchas que sus comunidades de bajos ingresos y gente de color están emprendiendo en contra de la gentrificación, el desplazamiento y las ejecuciones hipotecarias en Massachusetts.

Un video documentando a los miembros de comunidades zapatistas —mujeres, niños, y familias enteras— retomando pacíficamente sus tierras ancestrales fue proyectado ante un atento público. Otros que no pudieron estar presentes físicamente, “desafiaron las fronteras” compartiendo sus luchas y su solidaridad vía live-feed, como el Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (Movimiento Sin Tierra) de Brazil y el grupo inquilinario POPIRR de Montreal que se organiza por el derecho a la vivienda en Canadá.

Se proyectó un poderoso video de la comunidad de San Sebastián Bachajón, una comunidad de pueblos indígenas de Chiapas, México, junto con un video de Juan Vázquez Guzmán, líder de su comunidad en lucha por proteger sus tierras ancestrales, el cual fue después asesinado por defender a su comunidad contra el despojo. Al terminar el video hubo un conmovedor y sombrío momento de silencio en memoria de este luchador caído luchando por la justicia, y un nuevo videomensaje especial de San Sebastián Bachajón para saludar el Quinto Encuentro por la Humanidad y en contra del Desplazamiento y a sus participantes en sus luchas contra el desplazamiento y por su camarada caído.

Ilda Mercado, una joven integrante de Movimiento por Justicia del Barrio, ayudó a desafiar las fronteras leyendo una carta de la Confederación General de Trabajo (CGT), una organización nacional española que lucha por los derechos de los trabajadores. Ilda leyó las expresivas palabras de Angel Bosqued, de la CGT, describiendo el desplazamiento y la gentrificación en España. Explicó por qué lucha la CGT, en palabras que resonaron en el Encuentro en El Barrio: “Luchamos por el derecho al trabajo para quien no lo tiene o las condiciones de trabajo de quien está siendo explotado; la igualdad entre hombres y mujeres; el derecho a la libre sexualidad, el aborto, la no discriminación por el color de piel o lugar de origen”.

Teresa Tapia, de Movimiento por Justicia del Barrio, declaró después del Encuentro: “Creemos que es importante darles prioridad a las voces y las experiencias que normalmente son marginadas en la sociedad y en los movimientos sociales. Por esta razón, las mujeres, la gente de la comunidad de diversidad sexual, la gente de América Latina, de raza negra, asiática, los pueblos indígenas, la gente pobre y otros grupos marginados toman un lugar central en nuestros Encuentros”.

Este compromiso de Movimiento quedó claramente demostrado a lo largo del Encuentro, incluyendo una sección titulada:Las comunidades de mujeres, transgeneros, de género no convencional, intersexuales y de juventudes de color y de diversidad sexual luchan contra la gentrificación. Durante esta sesión, Movimiento por Justicia del Barrio, conducido por mujeres migrantes, presentó dos videos. Primero, Las mujeres de El Barrio luchan por libertad y en contra del desplazamiento, que fue elaborado cuando la organización fue seleccionada para presentar su lucha en la Conferencia por la Libertad de las Mujeres (la primera conferencia mundial enteramente digital). En segundo lugar, proyectaron un video musical producido por Movimiento, presentando a mujeres que dirigen distintas luchas por justicia alrededor del mundo, desde Japón a Grecia, a Egipto, a Sudáfrica, a Ocupa Wall Street y más allá.

A esto siguió una declaración de la organización FIERCE de la ciudad de Nueva York compuesta por jóvenes de diversidad sexual de color: “FIERCE y la juventud de color queer, trans y de género no convencional, en las calles de Nueva York y por toda la tierra y alrededor del mundo se levantan con ustedes en el noble trabajo de resistir creativamente las falsas fronteras, la deshumanización, la separación de las familias, la explotación laboral, la rezonificación de nuestras comunidades y el desplazamiento de toda vida humana”.

Sasha Alexander, del Proyecto Jurídico Sylvia Rivera, una oradora en el Encuentro, aplaudió el esfuerzo de Movimiento por Justicia del Barrio por organizar el evento, “tendiendo puentes entre las comunidades afectadas por el desplazamiento de vivienda y la rezonificación, a fin de incluir las experiencias y las injusticias que enfrenta la gente transgenero, de género no convencional e intersexual. Muchas de estas personas han sido expulsadas por la fuerza de sus hogares y barrios y llevadas a albergues y / o criminalizadas y encerradas en cárceles —continuó—. La rezonificación es violencia económica, racial y de género; la liberación es un proceso colectivo”. Muchos participantes en el Encuentro secundaron el mensaje de Sasha respecto a que la liberación es un proceso colectivo y que el modelo del Encuentro es una herramienta importante para los movimientos y la creación de redes de lucha.

Un aspecto único de los Encuentros organizados por Movimiento por Justicia del Barrio es la invitación a que todos participen en foros abiertos incorporados al Encuentro; hubo tres de ellos. En los foros abiertos destacó la participación de representantes de grupos que están movilizándose en Staten Island, el sur del Bronx, Brooklyn y Queens. Adriana Escandón, residente de Queens y miembro de ICE-FREE NYC (una organización que lucha en contra de las redadas de la migra), recalcó enérgicamente la importancia de este Encuentro: “Le pedimos a Movimiento por Justicia del Barrio que nos congregue para que podamos hacer otros encuentros. Hay aquí grupos de los que yo ni siquiera he oído hablar y necesitamos estar juntos”.

Asimismo, durante el foro abierto, hubo una potente participación del movimiento internacional para encontrar a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, México, hecha por Antonio Tizapa, padre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los desaparecidos.

La Unión de Inquilinos del Barrio Chino de CAAAV- Organizando Communidades Asiaticos, la cual ha estado luchando contra el desplazamiento y la gentrificación durante más de 10 años, envió una declaración escrita que fue leída durante los foros abiertos: “Admiramos el trabajo de Movimiento por Justicia del Barrio en la formación de una dirigencia verdaderamente de base comunitaria y la lucha por la justicia, no solamente en nuestro patio trasero en la ciudad de Nueva York, sino también por justicia internacional, pues todas nuestras luchas están conectadas”. El grupo reflexionó sobre las relacion entra las organizaciones, diciendo que “continuamos estando inspirados por las mujeres líderes de Movimiento por Justicia del Barrio y, en particular, por el discurso directo de sus hijas y hijos, que se expresaron elocuentemente en ambos idiomas (inglés y español) sobre la necesidad de unificar y luchar contra los malos caseros y un gobierno que facilita el desplazamiento de nuestras comunidades inmigrantes de bajos ingresos”.

La segunda “conversación desde abajo”, titulada En defensa de las bodegas, los vendedores ambulantes y las tiendas de mamá y papá, congregó a los grupos que luchan por defender la “vida digna” de los vendedores ambulantes y la propia existencia de los pequeños negocios amenazados por los planes de rezonificación del alcalde. La organización de bases populares de Queens, Barrios Unidos de Queens (QNU), enfatizó la necesidad de proteger el tejido y la cultura de su comunidad, representada por los vendedores ambulantes que serán expulsados cuando se construyan grandes cantidades de viviendas de lujo, lo que atrae un influjo de inquilinos de ingresos más altos exigiendo comodidades más caras. Este tipo de “desplazamiento secundario” fue también denunciado por Steve Null del Congreso de Pequeños Negocios y por Kirsten Theodos de Recuperemos a la Ciudad de Nueva York. Theodos y Null dejaron claro que lo que se necesita para proteger los derechos de los negocios “de mamá y papá” es una legislación que se ha estancado en el Ayuntamiento Municipal 30 años sin aprobación, incluyendo al Ayuntamiento Municipal actual, a pesar del hecho de que muchos lo consideran “progresista”. Ella y Null convocaron a la aprobación de la Ley de Supervivencia de Empleos de Pequeños Negocios para proteger a los propietarios de las pequeñas empresas contra los “codiciosos caseros”. Posteriormente, Mattos, de Barrios Unidos de Queens, subrayó la necesidad “de crear un verdadero cambio… para toda la clase trabajadora y las comunidades pobres de color. Saliendo del Encuentro, Mattos dijo que “considera a la organización Movimiento por Justicia del Barrio una hermana en la batalla por justicia y derechos humanos”.

El último foro abierto del Encuentro estuvo dedicado a hacer avanzar colaboraciones más allá del Encuentro. Los participantes propusieron formas de continuar construyendo una red de resistencia, anunciaron sus acciones, invitaron a los demás a participar y afirmaron la necesidad de continuar la vital conversación iniciada en el espacio, y a construir sobre los cimientos aportados por Movimiento por Justicia del Barrio en esta evento histórico.

Ruth Eisenberg, de la Coalición para Preservar a la Comunidad, comentó más tarde que “el Encuentro dejó claro el alcance mundial del desplazamiento de todo tipo (residencial, comercial, agrícola), y el poder de la organización de base popular al compartir información y estrategias y crear coaliciones”. El hecho de que más de 90 grupos hayan intercambiado estrategias, ideas y luchas en este Quinto Encuentro por la Humanidad y en contra del Desplazamiento en la Ciudad de Nueva York es la confirmación del poder de la organización popular. Los integrantes de Movimiento, junto con el público, concluyeron las actividades de la tarde coreando sus consignas de protesta: “¡El Barrio no se vende! ¡Se ama y se defiende!”.