México llega a Guatemala para el V Encuentro de la REDLAR

dec81aee98d817d4ab325cda505d3ff5Compañeras y compañeros mexicanos llegaron a Retalteco, en el municipio de Las Cruces situado en la región de Petén, para celebrar el V encuentro de la REDLAR. La REDLAR es la Red Latinoamericana contra represas, En Defensa de los ríos, sus comunidades y el agua. El objetivo de este encuentro es que diferentes pueblos en resistencia contra la instalación de represas se encuentren, organicen y busquen estrategias de lucha conjunta.

La comitiva mexicana contaba con representantes de diversos estados y organizaciones afectadas o relacionadas por la lucha contra las represas. Entre ellos llegaron personas del estado de Oaxaca, Chiapas, Distrito Federal, Jalisco, Veracruz, Nayarit, Guanajuato, Colima y Tabasco. Además de dos compañeros provenientes de Argentina y otras cinco personas mexicanas que llegaron directamente al encuentro. Con su presencia, los compañeros compartirán sus experiencias con las más de 300 personas invitadas de diversos países. Entre estos países se encuentran Guatemala, México, El Salvador, Colombia, Chile, Argentina, Brasil, Ecuador, Belize, Costa Rica, Panamá, Honduras y Venezuela.


Una parada en La Cooperativa Técnica Agropecuaria

Los compañeros llegaron a Retalteco sobre las siete de la tarde el martes ocho de Octubre. Sin embargo, su viaje había iniciado días antes, algunos, desde la otra punta del país de México.

Antes de su llegada a Retalteco, la comitiva mexicana llegó el lunes al mediodía a La Cooperativa Técnica Agropecuaria, comunidad que pertenece al mismo municipio de Las Cruces. El motivo de su parada fue conocer y ver con sus propios ojos en qué situación se encuentra esta comunidad amenazada por un proyecto de construcción de represas.

Medio centenar de adultos y niños los estaban esperando al pie del embarcadero para darles la bienvenida con carteles y cohetes. Tras una agradecida comida, los pobladores acompañaron a los mexicanos a conocer su pueblo y el medio natural en el que se encuentra. En la noche se celebró una pequeña fiesta en la que los habitantes de La Cooperativa mostraron su cultura y sus costumbres. Para ello, además de explicar algunos episodios de su historia y del nacimiento de La Cooperativa, los niños y jóvenes de la escuela del pueblo hicieron bailes tradicionales y lucieron los trajes típicos de la zona. El martes por la mañana, los visitantes fueron llevados con lanchas al recinto arqueológico de Yaxchilán, situado en la vereda poniente del río Usumacinta. Antes de su partida hacia Retalteco, el grupo mexicano compartió con los compañeros de La Cooperativa Técnica Agropecuaria algunas experiencias sobre las luchas.

La defensa del Usumacinta, una batalla para la Cooperativa Técnica Agropecuaria

Cooperativa Técnica Agropecuaria es una pequeña comunidad de casi cuatrocientos habitantes situada en la vereda oriental del río Usumacinta. Este río separa y a la vez une los territorios de México y Guatemala. La riqueza de esta región no sólo reside en la biodiversidad de su flora y su fauna, sino también en la capacidad de sus habitantes de convertir unas tierras antiguamente desaprovechadas en vastos campos de maíz y frijol. El pequeño pueblo, además, vive de los recursos naturales que le ofrece la naturaleza, haciendo uso de la madera de los árboles, de la pesca en el río y de la cría de animales como gallinas y/o cerdos.

Desde el año 2001, el gobierno mexicano de Vicente Fox decidió implantar el plan Puebla-Panamá, que implica la construcción de varias presas a lo largo del territorio de Centro-América y de cinco concretamente a lo largo del río Usumacinta. Entre estas represas está la del río Usumacinta. Su construcción significaría la inundación de varias comunidades mexicanas y guatemaltecas, entre ellas la Cooperativa Técnica Agropecuaria o parte de Frontera Colosal, la desaparición del recinto arqueológico de Yaxchilán y la destrucción de muchas hectáreas dedicadas al cultivo. Por ello, los habitantes de esta comunidad han decidido enfrentarse a los intereses de los grandes capitales y negarse a la construcción de estas represas.

LEE TAMBIÉN: 

La solidaridad no admite represas

Bienvenidos y bienvenidas V encuentro REDLAR