AJAU ANTE LA LUCHA POR EL AGUA

A inicios de mayo, varias de las culturas originarias de América llevan a cabo una celebración, en la que se pide, a los seres sobrenaturales que habitan en los cerros, un ciclo más de fertilidad. Es a partir de este momento, que comienza la época de lluvias.

Resonaron en el interior de la montaña los cuetes que acompañaban la procesión. Poco a poco fue posible escuchar también la música que custodiaba los pasos, que daba ritmo a la ocasión.

Nuestras abuelas y nuestros abuelos desde siempre han sabido, y así nos lo cuentan, que todo lo que existe en nuestra Tierra tiene dueño. Desde que se nació el mundo habita ahí, dentro del cerro. Es madre y padre de todo lo que vive y da vida, es dueña de nuestros corazones y lo que los hace palpitar. Por eso como cada año, nuestros ancianos y ancianas nos guían el día de hoy a que subamos a nuestro monte a despertarle. Lo llamamos Ajau, Dueño dela Vida, Madre Tierra.

Desde adentro escucha llegar a la gente que camina por las paredes de su casa. Siente como una vez arriba de su cerro, los pies descalzos acarician la tierra que divide los dos mundos. Comienza a vibrar con ellos y ellas mientras danzan. Siente cómo los músicos logran tocar su corazón a través de los sonidos que fluyen desde violín, guitarra, arpa, flauta, tambor y trompeta. Recuerda cómo esto, con algunas variaciones, se ha venido haciendo desde antes de que existiera el tiempo.

La comunidad entera ha venido. Traen consigo velas e incienso para dar de ofrenda y alegrar el corazón de Nuestra Madre. Para hacer sonreír a Nuestro Padre. Para que escuche atentamente la palabra de nuestra comunidad, hecha llegar por medio de uno de nuestros ancianos que sabe cómo platicarle:

Siembra velas en la tierra, se hinca y eleva su voz. Comienza por pedirle perdón por todos los errores de la gente de la comunidad. Que no se moleste por los pecados que han realizado y que siga teniendo buen corazón con ellos y con ellas. Que como cada año deje salir las aguas de las que es dueño, los soplos de vida que retiene dentro del útero de la Tierra, para que enverdezca el mundo, para que crezca la milpa, el fríjol, las verduras, para que la gente tenga agua qué beber.

El anciano pide también fuerza y ayuda, consejo para enfrentar los problemas que se han presentado desde que llegaron quienes piensan que lo que es del Dueño puede tener precio, que aquello que es dela Madre Tierrapuede ser vendido. El platicador le cuenta al Ajau que han venido personas que dicen que el agua es de algún extraño y que no brota de la tierra para ser usada así nomás, sino que deben darse unas monedas a cambio de ella. Se han apoderado de los ojos de agua y secuestran el líquido para cobrar un gran rescate por su libertad. Desgajan los cerros para entrar hasta sus entrañas a extraer todo tipo de material que luego va lejos. Le expone cómo su tierra antes fértil, ahora en lugares parece desierto; terreno seco con olor a muerte. Le cuenta todo esto para que sea de su conocimiento, para que comprenda lo que pesa a nuestra gente y nos de fuerza para seguir luchando y resistiendo ante esta situación.

El Ajau no contesta de inmediato, Nuestra Madre no se comunica así como nosotros, quiere tiempo. Que se aguarde hasta que venga en sueños a hablar con nuestro anciano, a que traiga su palabra desde el corazón dela Tierra. Esasí como mientras descansa, nuestro anciano viaja hasta el otro mundo en donde el Ajau comunicará su pensamiento.

Allá le reitera la verdad del mundo: que todo está interconectado. Que hay un Ajau para todo lo existente porque todo finalmente es uno: la vida. Es así como aunque hay un Ajau en cada cerro, en cada ojo de agua, son todos finalmente parte del mismo espíritu. Es por eso que le es posible conocer la palabra de millones de ancianos que le platican en distintas partes del mundo, en miles de diferentes lenguas. Conoce sus peticiones y preocupaciones por los problemas que están viviendo y puede encontrar semejanzas entre todos ellos. Por eso se da a la tarea de potenciar la voz de los rezadores, de los ancianos que le hablan de las situaciones con las que se enfrentan. Quiere hacer llegar su palabra a los 4 vientos, que se conozca, que se sepa. Por eso cuenta a nuestro anciano lo que otros abuelos le han dicho.

Ha escuchado la voz de los tatas de los Altos de Jalisco, de Guanajuato, dela Costade Oaxaca, de Guerrero. Cuentan al Ajau sobre las represas que se quieren construir en las tierras de los pueblos chatinos y mixtecos, de los indígenas de Cacahuatepec. Planes que quieren atrapar el agua para las empresas transnacionales, que van a hacer desaparecer las tierras bajo las aguas encerradas para las hidroeléctricas. Que quieren cumplir con un plan, el Plan Puebla Panamá lo llaman. Disfrazado ahora con un nombre de no tan mala fama: Proyecto Mesoamérica.

La palabra de los ancianos del Anáhuac recuerda al Ajau cuán hermosa solía ser la cuenca cubierta por los lagos. Sobre ella se construyó un monstruo devorador en el que cada vez se asentó más y más gente. Desecaron los lagos, cubrieron las llanuras y los cerros con concreto, devastaron los bosques. Ahora cientos de miles no tienen para beber. Pero quizás alcanzaría, quizás no. Se han ido a buscar agua más lejos, como las mujeres de las comunidades salen en busca de su leña. Pero no alcanza. Se han ido gastando los acuíferos. Se ha contaminadola Madre Tierra, se nos está secando y parece que no cesará pronto. Otro gran proyecto, una refinería lo llaman, utilizará 7 mil litros de agua para poder sacar un barril de petróleo, sangre negra que corría por las entrañas dela Madre Tierray que será convertida en humo. 300 mil barriles al día quieren sacar.

Pláticas parecidas escucha el Ajau en San Luís Potosí. La minera San Xavier va a utilizar 16 toneladas de cianuro de sodio mezcladas con 32 millones de agua. Y el líquido se extraerá de un acuífero sobreexplotado que surte a 2 millones de personas. Y dice el anciano preocupado que eso nomás con una empresa como la que tienen en su Cerro de San José. Y no es la única, porque más de 600 mineras están desarrollando proyectos parecidos en todo el país, de hecho, ellas solas poseen ya el 20% del territorio nacional.

Pero ¿acaso es sólo en México que se araña y arranca la piel a la Madre Tierra, que se chupa su sangre y se desgarran sus entrañas?

No.

Los ancianos aymaras se lo hacen saber al Ajau. En Perú les quitan la tierra mientras avanzan las heridas a la Pacha Mama. Desde hace más de 50 años, cuando los padres de nuestros abuelos aún caminaban en el mundo, una empresa minera ha estado contaminando la región de Tacna. Por más de medio siglo ha abusado del agua de la región, llegando a consumir el total de la laguna Parinacota

Asimismo en la antigua tierra de la Araucanía, los ancianos platican de la situación del pueblo mapuche. Lo llaman en su lengua Ñuke Mapu y le cuentan que muchos son los graves casos que ha traído la empresa embotelladora “Aguas Araucanía”, que no sólo ha invadido los territorios de más de 42 comunidades Mapuche, sino que además utiliza contaminantes peligrosos constituidos por los organoclorados y compuestos muy tóxicos que se descargan en las aguas aledañas. Los abuelos mapuches cuentan además de cómo la basura y la sequía también han invadido su tierra. Todo esto asesina rápidamente a sus cerros. El pueblo mapuche se queda sin árboles, su tierra se queda sin cobijo que la cubra del sol que la quema.

También en Honduras, los ancianos dan su palabra. Unos platican de los megaproyectos de enclave turísticos Bahía de Tela, de los planes hidroeléctricos de Patuca, El Tigre o Wancarque. Otros cuentan de la Base militar Katski y la explotación petrolera de la plataforma marítima. Mencionan como la tierra es agujereada para extraer oro en Comayagua y Montecillo, y cómo existen proyectos hidroeléctricos en Atlántida y Valle de Sula, todo esto en contradicción de los deseos de sus pueblos Garífunas a quienes el gobierno nunca les cumplió la palabra dada y los acuerdos firmados. Parejo está el asunto en El Salvador, en Costa Rica y en Panamá.

Despojo de tierras, devastación de la naturaleza, falta de acceso al agua, son problemas comunes a todos los pueblos, situaciones que existen siempre en relación a proyectos como presas, refinerías, embotelladoras o minas. El Ajau lo sabe por quienes sufren día con día de esta situación y comprende que todos estos problemas comparten la misma raíz: Capitalismo le llaman; una forma de ver el mundo, que piensa que todo lo que hay en la naturaleza puede cambiarse por dinero, visión que atenta contra la existencia misma de la vida al verla sólo como un medio para obtener ganancia. Nunca como algo vivo, como algo gracias a lo cual, nosotros como humanidad seguimos en el mundo.

Pero El Ajau sabe también por experiencia de los pueblos, que hay una forma en que se pueden enfrentar estos problemas: mediante la organización. Lo sabe porque conoce los resultados de las luchas en distintas partes del mundo. Sabe de pueblos que se organizan para luchar y resistir. Lo ha escuchado en distintas lenguas, en voces de ancianos que comunican cómo la rabia y la indignación se convierte en construcción, en gritos que pugnan por transformar los problemas en oportunidades, la noche en día, la muerte en vida.

Se lo han dicho los que lo nombran Pacha Mama en Bolivia. Le hablaron de cómo su pueblo se organizó y luchó contra quienes pretendían hacerse dueños incluso del agua de lluvia. Alzaron la voz y el puño ante fuerzas que creían tener el poder absoluto y lograron derrotarlas, haciéndole recordar al mundo que no hay fuerza equiparable a la del pueblo organizado.

Conoce también como en Chile, en el sector Niágara, allá por el año 1999, comunidades Mapuche de los lugares de Danquilco, Curaco, Cuzaco y Hualpín en la comuna de Padre las Casas, movilizaron a centenares de personas en la defensa de su estero, con el apoyo de la agrupación Konapewman. Con esta movilización lograron que se reconociera legalmente que el aprovechamiento del estero queda en manos de la comunidad y con esto garantizaron el acceso al agua por parte de la población de una manera equilibrada y respetuosa con la Madre Tierra.

Cuenta cómo se ha organizado el pueblo argentino para luchar en contra de las mineras que envenenan sus suelos, y a partir de esa lucha en contra de lo que les traía muerte, ahora se han dado otras propuestas de construcción social en las que la participación activa de las personas busca lograr una sociedad democrática que siempre busque caminar respetando a la naturaleza.

Ha escuchado las voces y sentido los pasos de la Nación Aymara en Perú que lucha por el agua y lucha por la vida con el lema “¡No mas minería, si a la agricultura!” enfrentándose a un gobierno local y regional traidor, ante un gobierno nacional corrupto, y ante la Southern Peru Cooper Corporation S.A. Ellos y ellas no darán cuartel hasta ver su tierra procurada de otra forma, de una que les deje vivir sin envenenarles el mundo a sus hijos e hijas.

Refleja la voz los ancianos de nuestro país, México. A coro suenan sus voces, todas en el mismo tono: resistir en contra de un gobierno que ignora los intereses y necesidades de su pueblo. Sus comunidades luchan en contra de los megaproyectos que de llevarse a cabo destruirían la naturaleza y los despojarían de sus tierras. Exigen el reconocimiento del agua como un derecho humano fundamental accesible a todas las personas y comunidades. Emprenden en la vida diaria la construcción de autonomía, a partir de la cual se busca crear una sociedad más justa, democrática y equitativa, propiciada desde abajo, desde el pueblo libre.

A lo largo de todo el continente existen movimientos que luchan por que la naturaleza no sea vista como un negocio, por que sea respetada con el valor que de por sí tiene, no por el que quieren otorgarle algunos. Por eso le repite a nuestro anciano lo que ha venido diciendo a otros en sueños, palabra que seguirá llevando por las 4 esquinas del mundo hasta que no haya quien no la conozca. Le reitera la importancia de entender que éste es un mal que tiene la misma raíz, que es un enemigo común a todos los pueblos, un sistema social que atenta contra la vida y por eso hay que luchar para derrotarlo. Le dice que la forma de lograrlo es que todos y todas quienes luchan desde su comunidad, desde su pueblo organizado y que resiste, se unan. De la unión nacerá este otro sistema que reemplazara al que pudre al mundo y florecerá de nueva cuenta la vida.

Con esto termina la plática del Ajau con nuestro anciano. Se despide diciendo que con su soplo vital, con su exhalación de fertilidad, vendrá también un apoyo a todo el que se organice para defender la vida y viva en resistencia a esta forma de ver el mundo que destruyela Tierra. Lerecuerda que quienes luchan por la vida tienen la bendición del Ajau y pueden utilizar sus armas: la fuerza del rayo y la perseverancia del agua.

Nuestro anciano despertó listo para comunicar la palabra y el pensamiento de Nuestra Madre, de Nuestro Dueño el Ajau. Llegó a donde la comunidad se había reunido a esperarle. Alzó la voz y dijo: La fertilidad llegará a todos los corazones que buscan vivir con respeto a la vida, la voluntad del Dueño, de Nuestra Madre, se encarna en la organización social. Aún falta lo que falta y el camino debe transitarse con paso firme

… Mayo de 2009

Material de apoyo

Declaración del Quinto Foro Mesoamericano contra las represas

http://www.ecodes.org/pages/noticias/evento.asp?ID=5801

Resistencia Mapuche en Chile

http://www.canal6.cl/sitio/content/view/174/52/

La lucha por el agua en territorio mapuche

http://la-piojillo-y-el-guajache.lacoctelera.net/post/2006/09/03/la-lucha-el-agua-territorio-mapuche

Guerra del Agua en Bolivia

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_Agua_(Bolivia)

Lucha Aymara en contra de la minería

http://www.agua.org.mx/content/view/6352/89/

Organización Argentna en contra de las minas

http://www.noalamina.org/

Centro Virtual de Información del agua

http://www.agua.org.mx

Megaproyectos, globalización y resistencia popular en el istmo de Tehuantepec

http://www.geocities.com/chimalapasmx/articulos/mega_resist.htm

Corredor Transistmico, Imposición y resitencia al megaproyecto (México)

http://print.indymedia.org/news/2005/02/1871.php

México: resistencia al megaproyecto hidroeléctrico La Parota

http://www.imacmexico.org/ev_es.php?ID=31340_208&ID2=DO_TOPIC

Las luchas y los conflictos sociales por el agua en México a los largo de una década: 1990-2000

http://www.imacmexico.org/ev_es.php?ID=24865_208&ID2=DO_TOPIC

Privatización del agua en México

http://www.youtube.com/watch?v=0T5ehny28xA

La lucha contra la privatización del agua en México

http://www.tni.org/detail_page.phtml?page=media_rebelion

Presa La Parota, la resistencia en Guerrero

http://www.ciepac.org/boletines/chiapasaldia.php?id=399

Resistencia a la presa la Parota

http://www.dailymotion.com/video/x1r52k_la-parota-resistencia-en-guerrero-2_news

Declaración del Foro Alternativo del Agua

http://www.aguasustentable.org/NoticiasAS/Declaraci%C3%B3n_Foro_Alternativo_del_Agua.pdf

V Foro Mesoamericano contra represas y por la defensa de los ríos

http://www.elpais.cr/articulos.php?id=5710

 

Libros relacionados con cosmovisión mesoamericana

•Arias, Jacinto (1990) San Pedro Chenalhó: algo de su historia, cuentos y costumbres, Gobierno del Estado de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

•Guiteras Holmes, Calixta (1996) Los peligros del alma; visión del mundo de un tsotsil, Fondo de Cultura Económica, México Df. (primera edición 1961).

•López Austin, Alfredo (1994) Tamoanchan y Tlalocan, Fondo de Cultura Económica, México, Df.

•Murillo Licea, Daniel (2005) Encima del mar está el cerro y ahí está el Anjel; significación del agua y cosmovisión en una comunidad tzotzil, Instituto mexicano de tecnología del agua, México Df.

e.